Home Miscelánea Más llamadas para aplicar la Sharia en Inglaterra

Más llamadas para aplicar la Sharia en Inglaterra

escrito por Nora 10 julio, 2008

cap.jpgCuando el Arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, máximo jerarca religioso de la Iglesia Anglicana, expresó su convencimiento de que la Sharia debía ser aplicada en Reino Unido, hubo protestas generalizadas e incluso se habló de que se le había pedido que dimitiera. IBA publicó entonces lo que ocurría con las mujeres dentro de familias que aplicaban la Sharia si discutían cualquiera de las cuestiones religiosas islámicas: la mandaban al psiquiátrico. Algo que evidentemente, se agravaría de aceptarse formalmente como aplicable:

A few weeks ago, I was chatting to a woman who works in an advocacy role for Muslim women in an area that, quite independently of the Bishop of Rochester, she described as a ‘no-go area’ for non-Muslims. Her clients were women in the process of being sectioned into mental health units in the NHS. This woman, who for obvious reasons begged not to be identified, told me: ‘The men get tired of their wives. Or bored. Or maybe the wife objects to her daughter being forced into a marriage she doesn’t want. Or maybe she starts wearing western clothes. There can be many reasons. The women are sent for asssessment to a hospital. The GP referring them is Muslim. The psychiatrist assessing them is Muslim and male.

Ahora bien, en las últimas semanas se han venido produciendo más llamadas a favor del reconocimiento legal de las resoluciones dictadas por estos tribunales. En primer lugar el Obispo de Ripon y Leeds, el Reverendo John Packer, considera que debe dejarse que cada comunidad tenga “sus propios sistemas legales siempre que no estén en conflicto con los Derechos Humanos“. Por supuesto, la universalidad de la Ley, con independencia de circunstancias personales del sujeto al que se le va a aplicar, desaparece y por tanto, el Parlamento británico no sería ya la única instancia legislativa del país.

En segundo lugar, el Lord Chief Justice (o Lord Jefe de la Justicia) ha afirmado que los musulmanes en Gran Bretaña “deben poder regirse por la Sharia” (Crispal lo posteó en español). Siendo la máxima autoridad de la Justicia británica, sus afirmaciones son aún más preocupantes que las de la jerarquía eclesiástica, por razones obvias.

Lord Phillips said: “It is possible in this country for those who are entering into a contractual agreement to agree that the agreement shall be governed by law other than English law.”

Therefore, he said, he could see no reason why sharia should not be used to settle disputes in this country.

He said: “There is no reason why principles of sharia, or any other religious code, should not be the basis for mediation or other forms of alternative dispute resolution.”

He added: “It must be recognised however that any sanctions for a failure to comply with the agreed terms of the mediation would be drawn from the laws of England and Wales.”

Se refiere por tanto, a que las cuestiones financieras o maritales van a poder ser resueltas por el tribunal de la sharia, pero que cualquier recurso deberá ser presentado ante las instancias británicas. El problema es que esto es una solución bastante obtusa, sobre todo, porque quien se haya obligado a presentar sus problemas legales ante un tribunal de la Sharia dudo mucho que quiera después regirse por la ley inglesa para los recursos posteriores. Y en el caso de que sean mujeres en procesos matrimoniales, la familia no las va a dejar porque se considerará un deshonor que discutan lo que el tribunal de la Sharia haya dicho.

Pero hay más: el importante abogado y ex-director del Consejo de la Abogacía británica, Stephen Hochmann, apoyó al Lord Chief Justice, diciendo:

Given the world situation and our own substantial Muslim population it is vital that we now look at ways to integrate Muslim culture into our own traditions.

Otherwise we will find that there is a significant section of our society which is increasingly alienated, with very dangerous results.

Traduzco: Considerando la situación global y nuestra propia población musulmana abundante, es vital que busquemos maneras de integrar a la cultura musulmana en nuestras tradiciones. De otra forma, nos encontraremos que una importante parte de nuestra sociedad está alienada de forma creciente, con resultados muy peligrosos.

De forma que, para que algunos no estén alienados, vamos en contra de la universalidad de la Ley, estableciendo leyes particulares para cada grupo religioso o cultural. Es decir, volvemos a la Edad Media, donde cada estamento social y religioso tenía su propia regulación. Se infiere por tanto que todos no son iguales porque la ley no es igual para todos.

La página Islam Watch de la que está extraído el anterior enlace, hace una reflexión muy importante al respecto:

El Gobierno birtánico ya promueve las finanzas regidas por la Sharia y otorga beneficios sociales adicionales a los hombres musulmanes que tienen más de una mujer (y les permite saltarse los límites de velocidad por esa misma razón). Ahora bien, Downing Street se distanció de inmediato de los comentarios de Phillips, reiterando que “la ley británica debe estar basada en los valores británicos y determinada por el Parlamento británico.” (básicamente, por tanto, consiste en decir una cosa y hacer la contraria, porque ¿por qué si se reconocen efectos a la poligamia por ejemplo, que NO está regulada en el derecho matrimonial británico, no van a resolverse las disputas derivadas de esos beneficios sociales ligados a su existencia por tribunales de la Sharia? ¿O es que la poligamia está basada en “los valores británicos”?).

Los políticos de ambos lados de la calle han resistido por el momento las llamadas insistentes para sancionar formalmente la ley Sharia para resolver disputas, lo que es causa de optimismo; que tantas figuras importantes insistan en ello, es causa de pesimismo.

¿Hasta cuándo? Porque de hecho los tribunales de la Sharia sí funcionan en Gran Bretaña. Otra cosa es que no se quiera reconocer por lo que eso supondría de dejación de las funciones propias del Estado, una de las cuáles es la de impartir justicia, función que además, le corresponde de modo exclusivo, excluyente e intransferible.

Y ya hablando de España: ¿existen tribunales de la Sharia funcionando? No se ha publicado nada al respecto, pero ¿es porque no hay o porque nadie quiere hablar de ello? ¿Respetaría el Gobierno esta tradición igual que hace con el velo islámico?