Home Liberalismo Ideologías y estado

Ideologías y estado

escrito por Luis I. Gómez 18 junio, 2008

La influencia de las ideologías (o lo que los políticos han hecho de ellas) en el desarrollo de los estados  parece estar limitada. Desde un punto de vista evolutivo la tendencia natural del estado es la de crecimiento, independientemente de las opciones políticas o las ideologías que imperen en un momento determinado de la historia.  Es cierto que también se observan, de tiempo en tiempo, tímidos intentos de limitación del poder estatal. Éstos son también independientes de la ideología reinante. Ronald Reagan fué el causante del mayor déficit público en USA, víctima del keynesianismo rampante. Bill Clinton fué capaz de reducir el gasto público en mayor medida de lo que ningún republicano de su época hubiese podido soñar. La hipótesis sería, pues, que el crecimiento (o la reducción) del Estado se ciñe a circunstancias económicas y burocráticas, y no necesariamente a las ideologías políticas gobernantes.

Y para qué sirven entonces las ideologías? Decía Adorno que la “industria de la cultura” es la que caracteriza a quienes necesitan de ella para convertirse definitivamente en lo que son: humanos.  Los mass media y sus editorializados titulares son más consecuencia de la hiperculturalización que causa de la misma. De manera análoga a como Adorno trata la “cultura”, podemos intentar caracterizar la función de las  ideologías políticas.

Hipótesis: las ideologías políticas sirven para reducir las tensiones producidas por los movimentos de expansión-contracción de los Estados.
1. Las ideologías sugerirían a los perdedores (en caso de crecimiento del Estado a los pagadores netos de impuestos, en caso contrario a quienes dejen de recibir ayudas y subvenciones), que lo que está ocurriendo es también beneficioso par ellos.
2. Las ideologías sugerirían a los ganadores que no han actuado sólo en defensa de sus propios intereses, sino que lo ocurrido redunda en beneficio del interés general.

Las ideologías no serían así responsables de aquello que ocurre en la vida política real, simplemente contribuirían a estabilizar las nuevas circunstancias surgidas de los cambios económicos  y las consecuencias  que de ellas se deriven para los individuos.

Se abre el debate. Alguien con ganas?