Home Política El sistema sangra

El sistema sangra

escrito por Luis I. Gómez 9 marzo, 2008
Shares

Acudimos a votar, sumisos a la llamada de los sumos sacerdotes de esta farsa democrática de cada cuatro a­ños. No conseguiremos con nuestro voto, pues ninguno de los líderes provisionales de esta “liga” lo lleva en su bolsa de utillaje, ni una reforma del sistema fiscal y judicial que permita la separación real de poderes, ni una reforma de las cámaras, ni una reforma de la ley electoral, ni mayor representatividad y participación del ciudadano, ni una estructuración clara del estado, ni un adelgazamiento del mismo, …

De ganar unos más de lo mismo. De ganar los otros también. Que la política del PSOE estos últimos cuatro años ha sido la peor desde la muerte del dictador es incontestable. Que el PP tuvo la ocasión de cambiar muchas cosas y no lo hizo, también.

Pero lo más lamentable no es que este sistema haga aguas por todas partes. Lo más lamentable es que este sistema sangra por donde no debería: nosotros. Y ya no basta con una tirita.

Nota para quienes no leen este blog de forma habitual: yo no voto.

24 comentarios
  • Stern

    Yo estoy muy preocupado, mas mal el zapatero no podria haberlo hecho estos ultimos 4 años, con engaños y manipulaciones incluidas. Y 10 millones de españoles han votado a este personaje. Siento asco de vivir en el mismo pais con semejantes paletos progres suicidas. Ojala lluevan tortas.

  • Pues en Arabia no hemos podido votar porque no llegaron las papeletas. Eso sí, la propaganda de ZP sí llegó. Yo habría votado contra ZP. Punto.

  • Me guardo la aclaración, Dani. He leído ya seis o siete versiones. Pero habrá que hacer caso de los amigos.

    CLD, seguro que si estuviera en Cuba o Nigeria, ni actitud sería otra. No hagamos raras comparaciones. Un saludo!

  • CLD

    Esta mañana he votado al PP. Díle a un nigeriano o a un cubano que votar es inútil. No debemos perder la perspectiva.

  • Luis, te equivocas por completo: el voto en blanco no se lo reparte absolutamente nadie. Su efecto es completamente inocuo excepto en las circunscripciones más grandes. No sé cuántas veces más tendré que explicarlo pero ahí va:

    – El voto en blanco no se suma a ningún partido ni lista.
    – Su efecto no es igual a la abstención, no obstante, porque es un voto válido y se suma al total.
    – ¿En qué puede influir? Bueno, hay que llegar a un porcentaje mínimo en cada circunscripción para entrar en el reparto de escaños, que no recuerdo cuál es, el 3 o el 5%. Normalmente, para tener un escaño hace falta superar con mucho ese porcentaje, pero no así en circunscripciones grandes como Madrid o Barcelona. Al votar en blanco rebajas el porcentaje de TODOS los partidos y puede que alguno minoritario se caiga de ese porcentaje mínimo y no llegue a tener escaño por los votos en blanco.

    Ahora, creo que nunca ha pasado y, de hecho, eso de que en circunscripciones grandes con pasar del porcentaje mínimo tienes escaño no sé si es así realmente. En tal caso, no tendría efecto alguno.

  • (*)

    Cuando los tiempos son difíciles es cuando más hombres lúcidos y buenos se necesitan. A cada uno no se le preguntará en que tiempo vivimos, sino cómo cumplimos la misión asignada en el preciso tiempo en que vivimos. Un hombre justo y bueno no vive atado y obsesionado por el éxito de sus acciones. Él hace lo que hay que hacer en cada momento, en un sentido intentándolo todo y en otro ateniéndose a lo mucho o poco que se puede hacer; lo demás lo deja, sereno y confiado, para el día de mañana.

    Cuando en tiempo de guerra hay que cruzar un río, quizá no se pueda pasar en puentes romanos sólidos, hermosos, casi definitivos. Entonces basta (pero es obligado) aprestar barcazas y traviesas preparadas en la noche, que permitan a la tropa y la población pasar a la otra orilla. Son necesarios grandeza de alma y humildad para las soluciones pequeñas, exigibles y eficaces en un tiempo preciso.

    El camino de la verdad real es la real verdad. Pasa entre la ilusión atrevida de quien pide lo máximo y la soberbia degradada de quien, por no poder realizar lo máximo deseado, no hace lo mínimo posible. Eso posible en cada tiempo es lo sagrado y, en ciertas ocasiones, sublime.

    La historia no debe programarse con “héroes”, sino con la grandeza o la pobreza media de las personas normales, egoístas en unos casos y generosas en otros. Pero sin “héroes” la historia tampoco descubre su grandeza ni alcanza la altura que le es debida y de la que está necesitada. Los “héroes” no están a la espera de que existan podios preparados para exhibir sus posibilidades; no actúan porque ya hayan sido resueltos los problemas o existan esas posibilidades en un futuro, que ellos quizá no verán. No actúan porque existan esas posibilidades sino para que existan; no porque los tiempos sean gratos y fecundos, sino para que, superando su actual esterilidad, produzcan frutos futuros.

    Hay épocas históricas de bajo tono y timbre. No son momentos de gloria ni de cosecha, pero siempre son de perseverancia y de siembra. La bondad de un corazón se acredita cuando se está dispuesto a sembrar en generosa gratuidad, cuando se deja confiadamente entregada a la tierra la semilla, seguro de que ella, a su debido tiempo, en primavera la hará florecer y en verano madurar y dar fruto.

    (¿Mandeee?)

  • Mary, eres una farsante ;), como si necesitases de gentes como yo para pensar, ja!

  • Don Luis, es un error animar a que vote cualquiera… he escrito un post, de lo que me haces pensar. Lo agradezco 😛

  • kiuski

    Me parece un craso error no votar, y más en unas elecciones como éstas, dónde aparenterente nos jugamos muchas cosas.

    La abstención es algo que piden partidos antisistema, por ejemplo. Sé que vosotros no lo pedís, pero lo hacéis. Al fin y al cabo coincidís en lo mismo. No lo entiendo.!

    Os llevo leyendo a muchos de vosotros desde hace unos meses y creo que todas vuestras palabras dejan de tener efecto, sentido ante una decisión como la de no votar.

    Hay muchas cosas que hacer, y supongo que las hacéis, pero los cambios se hacen desgraciadamente a través del voto. Lo otro ya hemos visto que no funciona bien… Demasiados estómagos agradecidos y llenos!, aunque hay que seguir luchando.

    En fin, yo si voy a votar…, y tengo varias opciones para hacerlo. La abstención es una forma de votar? Si, pero tal vez sea la más cómoda. O no?

  • Hola a todos:
    Clausius a que te refieres con que vuelva a la Universidad. Supongo que de alumno, porque si la memoria no me falla no pasa de licenciado-

    Un abrazo a todos.

  • Vamos a ver, amigos. Creo que cada uno tiene sus principios y todos merecen una consideración. Yo no apelo a principios, sino al sentido práctico de la vida que también tiene cada uno. Supongamos que ahora sonara la flauta y ganara el PP, eso significaría que desde el punto de vista que algunos compartimos, habría ganado el menos malo, lo que de paso podría llevar a la “reserva” al líder del partido horroroso y que esa formación se renovase: Ya tenemos un trabajo hecho.

    En las siguientes elecciones, pues más de lo mismo, es decir, mandamos a la cuneta al peor, sea el que sea, y nos quedamos con el menos malo. Y así sucesivamente. Una cosa parecida es lo vienen haciendo desde hace bastantes generaciones en los países de mayor tradición democrática, es decir, que allí se está produciendo lo que pudiéramos denominar un proceso de “selección natural”.

    Vuestra postura (he leído el artículo de Happy en su blog pero sigo aquí la línea porque he anotado primero), me refiero a la de los abstencionistas, creo que es apostar por la peor opción de todas, por cuanto representa que un voto bien ponderado como el vuestro se pierdo en vez de ir destinado incluso a una formación pequeñita. Y eso es así, porque no todos los partidos permanecen estancados, los hay que suben y los hay que no, pero esa oscilación no se advierte con nitidez de unas elecciones para otras.

    Imaginaros un partido liberal puro (es un decir) que de repente recibiera 300.000 votos. “Ep, alto, estos liberales han subido un huevo, debe ser que gustan. Vamos a ver qué podemos incorporar de su programa”. ¿Habéis buscado algunos si existe ese partido? O bien no os habéis molestado al contar con nulas posibilidades de gobierno e ir de cara a los grandes. ¡Hombre!

    Me da la impresión, para acabar la parrafada, que vuestra ansiedad en que las cosas cambien con velocidad a vuestro gusto tiene mucho que ver con esa frase del mayo francés: “Queremos lo imposible y lo queremos enseguida”. Y la política es una actividad de cámara lenta que solamente cambia a dos posibles velocidades: mediante la actividad revolucionaria, siempre sangrienta y propia de los rojos que no tienen espera, o a la velocidad de la mancha de aceite, o sea, advirtiendo los cambios de generación en generación. De donde se deduce que la no participación aún ralentiza más la política que la mancha de aceite.

    Disculpad el rollo. Ahora debo ausentarme el resto del día, ya nos leeremos mañana. Un saludo cordial.

  • Yo también me uno a la abstención, pero por causa de fuerza mayor, tanto antes como ahora el consulado más cerca estaba a más de 250 km.

    Como le he dicho a Happy comprendo pero no comparto vuestra posición. Para no repetirme en exceso, la realidad es la que es y el objetivo principal es que Z vuelva a la Universidad (pobres alumnos). Luego podremos criticar todo lo posible a Rajoy y al PP, pero tengan en cuenta una cosa, la importancia de los liberales tanto en el PP como en la sociedad española va en aumento. Hay que tener esta visión optimista.

    Seguramente charlaremos esta noche.

  • Yo

    Lo malo del voto / blanco abstención, es que al final, no podemos
    abstenernos de pagar impuestos (o al menos, los que tienen
    una nómina lo tienen muy complicado). Yo si he votado, pero
    por un simple pensamiento del menos malo (voto útil, sin duda), pero a día de hoy considero imposible en España, en la España
    que estamos acostumbrado a que el Estado nos solucione
    todos los problemas, un partido político que rebaje el gasto público hasta un 30%. El Poder y la Burocracia lo único que hacen
    es extenderse cada vez más (Francia es un buen ejemplo), y esto sólo caerá en el momento que el tejido productivo migre a otros
    países harto de que les sangre para mantener a mucha gente que vive del puñetero cuento, pero dudo mucho que caiga por
    iniciativa política o por ideas, sino por necesidad.

  • Policronio: Antes, permíteme una matización. Lo de dictador (primer comentario), era una parte de exagerada y una parte en serio. No creo que necesites esta explicación, y tampoco viene mucho al caso, pero para el que venga, sí sería bueno dejarlo claro.

    Creo haber explicado el sentido de mi abstención en mi blog. Dado lo que hay (partidos, fórmulas electorales, etc…), a mí el PP no me consuela. Ahora mismo, a cualquier partido lo único que le pido (aparte de que no hagan el idiota) es que reduzcan el gasto público hasta el 30% del PIB. Lo único. Eso, de por sí, sería milagroso. Pero el PP, me temo, tampoco lo va a hacer (habría hecho). Y sí, Zapatero es muy malo… pero a mí no me consuela que Rajoy sea simplemente malo. Y si ese criterio (el del 30% del PIB) ni siquiera es respetado… pues yo qué sé…

    La pregunta, estimado Policronio, es si tengo que renunciar a mis principios por una cuestión meramente utilitaria. Lo cierto es que he rebajado mis principios: 30% del PIB… Me vendo razonablemente fácil. No entro ni en cheques sanitarios, escolares o demás. Más allá de eso, lo siento, pero me niego.

  • Policronio, abandoné mi intención de votar en blanco cuando me enteré que se reparten los votos en blanco entre sí, los de arriba.
    Concédeme el derecho a protestar de esta foma, Poli, que estoy muy quemado.

    Por cierto, esta tarde-noche pienso abrir el garito para seguir en directo los resultados electorales. Si alguien tiene ganas y se aburre solo, sabe donde pasar un rato divertido.

  • Con todos mis respetos, que es mucho el que os tengo, debo deciros que no comparto el abstencionismo, que es como regalarles un cachito de voto a cada uno de esos dictadores que cita Happy.

    Mi opinión es que debe optarse siempre por la opción menos mala conforme a nuestra idea de la política, porque “pasar” de unas elecciones en espera del partido pluscuamperfecto es pura utopía y un derroche innecesario. Otra cosa es el voto en blanco, que al menos da idea de participación cabreada.

  • Sí, bueno, el sistema electoral es lo primero que debería ser cambiado.

  • Con la fórmula D’Hont, casi imposible, Luís.

  • Doña Mary, saludos. es la suya una abstención “desesperanzada”, como la de nuestro feliz carnicero?
    Yo sí creo que es posible salir de este agujero. Es pura fé, no me pregunte cómo 😛

  • Me uno. No es una sorpresa,lo sé…

  • Ahora que lo pienso, decía Hayek que en las democrácias la abstención era un buen síntoma… quería decir que el Estado no se metía en la vida de la gente. Pero en este caso, la gente vota… para prácticamente nada.

  • Perfecta descripción la tuya, Happy.

  • A mí tampoco. Esto de votar a quien quieres que sea tu dictador es un auténtico aburrimiento.