Home Política Negar el Holocausto ya no es delito en España

Negar el Holocausto ya no es delito en España

escrito por Luis I. Gómez 10 noviembre, 2007

La pena era de hasta dos años de prisión. Negar el Holocausto, el asesinato en masa de millones de judíos a manos del régimen nazi de Hitler, era considerado parte de la ideología nazi. Y el nazismo está perseguido en toda europa. Con razón.

El Tribunal Constitucional a fallado en favor de Pedro Varela, neonazi que había presentado recurso, declarando:

1º. Declarar inconstitucional y nula la inclusión de la expresión “nieguen o” en el primer inciso de artículo 607.2 del Código Penal

2º Declarar que no es inconstitucional el primer inciso del artículo 607.2 del Código Penal que castiga la difusión de ideas o doctrinas tendentes a justificar un delito de genocidio, interpetado en los términos del fundamento jurídico 9 de esta sentencia. Fuente.

En El País, el titular de la noticia es un perfecto resumen de la “doctrina” que se escopnde tras la sentencia:

El Constitucional mantiene la pena por justificar el genocidio
El tribunal, sin embargo, anula el castigo a las doctrinas negacionistas

En Alemania no ha caído nada bien la sentencia. En el diario Die Welt se acusa a la justicia española de haberse retrotraído a la época de la expulsión de los judíos. Tras ponerse en contacto con Esteban Ibarra, presidente del “Movimiento contra la Intolerancia“, el diario alemán no duda en criticar duramente la decisión del Tribunal Constitucional. Las razones? El mismo “Movimiento contra la intolerancia” nos las expone claramente en sus notas de prensa (1, 2):

Para Esteban Ibarra, presidente del Movimiento contra la Intolerancia, la decisión del TC es «un paso atrás» porque será «un importante punto de apoyo para la divulgación de las tesis que niegan el Holocausto judío y ensalzan el nazismo».

Ibarra, que destacó la coincidencia de la sentencia con el aniversario de la Noche de los cristales rotos (considerada un preludio del Holocausto, la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938 se produjo en Alemania la detención masiva de judíos, cuyos negocios fueron saqueados), afirmó que el pronunciamiento del TC «está fuera de su tiempo» y «causará un daño irreparable a los colectivos víctimas del nazismo».

«Vivimos un crecimiento del nazismo», explicó, «y esta sentencia podría convertir a España en un refugio para la difusión impune de propaganda nazi».

A su parecer, el delito de apología del genocidio «no penaliza un delito de opinión, sino la propaganda negadora de la principal tragedia que ha vivido Europa».

Ibarra anunció que el Movimiento contra la Intolerancia estudiará la impugnación de la sentencia del TC en las instancias internacionales y aseguró que «vamos a invitar a las comunidades afectadas a reaccionar frente a la consolidación de la propaganda del nazismo».

La Sentencia del Tribunal Constitucional, posiblemente, puede abrir las puertas de nuestro país a la propagación de las insidiosas tesis revisionistas, neonazis, que niegan que el Holocausto existió, convirtiendo al régimen de Hitler y a los falsificadores de la historia que le apoyan, en algo respetable. Presumiblemente nuestro país se podrá convertir en el centro de alojamiento nazi de Internet mas importante de Europa, con proyección internacional, especialmente hacia Latinoamérica, convirtiendo en realidad el sueño de Varela y otros distribuidores nazis que han sido condenados en Austria, Alemania y otros países europeos.

La futura sentencia podría dañar a las víctimas directas del Holocausto y a sus colectivos de pertenencia, judíos, gitanos, homosexuales, discapacitados, opositores políticos, sufriendo una segunda victimización producto de la propaganda negacionista, además de generar alarma social por la ausencia de límites penales a quienes hacen del Holocausto, buque insignia del racismo, la xenofobia, el antisemistismo y la intolerancia, su razón de ser. Finalmente la sentencia podría entrar en contracción con convenios internacionales de derechos humanos que limitan la libertad de expresión al respeto y defensa de los derechos fundamentales, por lo que Movimiento contra la Intolerancia estudiará su personación y denuncia en Tribunales e Instituciones europeas e internacionales.

La velocidad con que estamos alcanzando el más absoluto descrédito internacional es pasmosa.

Ahora alguno habrá que me diga que que esta gente está pagada por el lobby judío. Al tiempo.