Home Política Isabel San Sebastián

Isabel San Sebastián

escrito por Luis I. Gómez 10 noviembre, 2007

En el diario "El Mundo", hoy:

 
Fachas
ISABEL SAN SEBASTIAN

 

Son ellos quienes reclaman que se instaure la censura en la cadena Cope, pero nos llaman «fachas» a nosotros. Ellos quienes niegan el título de periodista a los que defendemos ideas discrepantes con las suyas, pero se refieren a nosotros como «fachas». Ellos quienes se congratulan públicamente del descenso en la venta de periódicos críticos con el Gobierno (¡ya les gustaría que fuera el caso de éste!), pero nosotros los «fachas». Ellos quienes emplean términos como «golpista» para referirse al diario EL MUNDO, reo de informar con libertad y opinar con pluralidad, pero nosotros los englobados en el calificativo de «fachas». ¿Alguien lo entiende?

Se rasgan las vestiduras por la crispación que presuntamente atizamos en los medios, pero no dejan de atizarnos injurias, descalificaciones y comentarios despectivos. Abogan por un periodismo limpio y sosegado, mientras emplean toda clase de munición, desde la mentira al humor de trazo grueso, contra cualquiera que se atreva a plantar cara a su discurso. No aspiran a ganar a la competencia ni a conquistar al público; lo suyo es el pensamiento único. Nosotros, los señalados con el dedo acusador.

Su estrategia es de una perversión refinada, perfeccionada a través de los años por distintos regímenes totalitarios. Se trata de liquidar al adversario con toda la fuerza que da el poder, presentando esa labor como una contribución a la buena salud democrática. Aniquilar cualquier disidencia culpando al disidente de su suerte. Convertir a la víctima en verdugo. Dibujar a la oposición, encerrada en el «cordón sanitario» que han tendido con el fin de aislarla, como la bestia feroz que acorrala a las ovejas, para así poder destruirla desde la buena conciencia y tildarnos a la vez de fachas.

Fachas todos, desde los representantes del PP en el Ayuntamiento donostiarra (sentencia Odón Elorza) hasta servidora. Fachas.

PD: «En los últimos años ha habido una actitud clara y beligerante de derrotar al terrorismo nacionalista vasco y al mismo tiempo de denuncia de algunas de las mentiras que había puesto en pie el discurso nacionalista. Esa política se ha hecho por la presión ciudadana, por los movimientos ciudadanos y también porque en el Gobierno de España ha habido una persona que se llama José María Aznar». (…) «Queremos el reconocimiento humano y queremos el reconocimiento político también de las víctimas del terrorismo. Y en ese trabajo por el reconocimiento humano y el reconocimiento político uno de los políticos vascos que más ha trabajado y con más intensidad ha sido Jaime Mayor Oreja». (José Maria Calleja. San Sebastián. Enero 2005).