Home Ciencia Meme ecologista

Meme ecologista

escrito por Luis I. Gómez 23 mayo, 2007

Se trata de proponer cosas que podemos hacer para cuidar el medio ambiente. Una de mis propuestas favoritas ya me la ha “pisado” Happy (quien me envía el meme) La adivinan?

Otras que se me ocurren:

  1. Fumar sin filtro y donar mis pulmones a la empresa “Asfaltos Martínez SA”
  2. No ventilar en invierno. Los palitos de patchuli regeneran el aire y apenas contaminan.
  3. Recomendarle a mi vecina compartir la ducha martes y jueves. (… tal vez los lunes también!)
  4. Cambiar la bolsita de papel de vomitar que uso leyendo “El País” por una palangana de esmalte.
  5. Acumular el contenido de la palangana para generar metano. Usar el metano para calefactar el bichario de la tortuga.

Alguno más se me ocurrirá. Como esto de los memes no tiene chiste si no los pasas, lo paso. Cada uno es libre de hacer el meme en serio o en menos serio. Y los ganadores soon…… Lady Vorzheva, Jordi, Paybloy, Cesar Santiso (allí donde esté) y Aquiles

  • Hmmm. lo de la fotosíntesis… tentador. El día que haya implantes cutáneos de células fotosintéticas me apunto!

  • ¡Hala! Acabo de ver este post, ¡perdón por el retraso!

    Esto… Mmmm… Pues… Veamos…

    1- Que todos los progres vayan en bicicleta o patinete.

    2- Que todos los progres dejen de volar en avión y empiecen a emplear veleros.

    3- Que todos los progres se vayan a vivir a cuevas en el campo, que tienen un sistema de refrigeración/calefacción natural.

    4- Que todos los progres dejen de emplear agua potable para lavarse o lavar la ropa (asumo que agua deben beber). Algunos ya se han unido a este punto, lo que ocurre es que ni siquiera emplean agua no potable como alternativa.

    5- Que todos los progres aprendan a hacer la fotosíntesis, para convertir los malos humos en oxígeno.

    Mmmm… Alguno más se me ocurriría, pero no estoy muy inspirado. Por cierto, cuando digo progres me refiero tanto a los patrios como a los de fuera.

    🙂

  • A usted, Don Paybloy, le disculpo casi todo.

  • Paybloy

    Disculpándome (sólo un poco) por el retraso, contesto con una sola propuesta, que no por ser lógica dejará de escandalizar a los ecologistas: criemos toros bravos.

    Se me ocurren pocos ecosistemas más equilibrados y productivos que las dehesas, auténticos parques naturales de propiedad privada, donde no se contamina, ni se incendia ni se talan árboles milenarios y la agricultaura y la ganadería se combinan como camiseta del Che y pañuelo palestino.

    Todo ecologista debería sacarse un par de abonos para San Isidro, pues sin la Fiesta tendríamos mucho más campo alicatado, y más de una especie en peligro de extinción.

    Un saludo.

    P.

  • H.

    Uno de los factores más decisivos y lamentables en el hombre, aunque casi inexplicable, es su transformación de modos aleatorios de satisfacción de las necesidades en necesidades perentorias.

    Es decir, la transformación y consolidación de lo arbitrario en necesario y obligado.

    Un hallazgo casual o intuición creativa llevan a arbitrar un procedimiento para satisfacer alguna necesidad básica, que hubiera podido satisfacerse de muy otras diferentes maneras, pero, una vez descubierto aquel procedimiento concreto de satisfacción, ya el grupo o el individuo no pueden pasar sin ello y el mantenimiento u obtención de ese medio se convierte en otra necesidad básica derivada… por ejemplo, los cuartos de baño o los fogones…

    Así se han ido generando las necesidades de hábitat, de “una vivienda digna”, unos recipientes de cerámica, madera o metal, calzado, lecho, vestido, armas metálicas, hogar, vehículos, animales domésticos, mascotas, fogones, técnicas de preparación y conservación de alimentos, canalizaciones, alcantarillado, pavimentos, carreteras, corriente eléctrica, cuartos de baño y, últimamente, frigoríficos, lavadoras, televisores, ordenadores, móviles, portátiles, Mp3eses o Ps3eses….

    …De modo que cuando algo de esto falta, o hay que desplazarse a pie o a lomos de una mula de un lugar a otro, se considera la situación como extrema e inviable y no hay derecho (hasta finales de los 1990s, al menos, habitar una casa sin agua corriente, sin sanitarios y sin electricidad, o carecer de muebles, de calzado o de ropa, que es como ha vivido durante milenios toda la humanidad, era una situación limite, insostenible y que obliga a los responsables sociales a tomar medidas urgentes…).

    Nada de cuanto hoy se tiene por necesidad cuasi primaria, ineludible por lo menos, lo ha sido en el pasado y no muy remoto.

    Y no se sabe cuanto durará la juerga.

    Antes se carecía de todo y se consideraba normal; actualmente se considera normal no carecer de nada, y muy anormal y casi inhumano, carecer de algo.

    No deja de parecer irreal esta elevación irreversible (¿?) de las expectativas de nivel de vida que, al crear necesidades ineludibles de lo que anteriormente no lo era, va poniendo unos jalones firmes e insoslayables para que las sociedades huyan hacia adelante, no solo en sus técnicas de producción sino en su logística de mantenimiento y de provisión de energía … o todo el mundo de los presupuestos, la previsión, los seguros, los créditos y los “productos exóticos”, que son el 99.99% de los que venimos consumiendo…

    Un bocata de mortadela y un trabajo, un techo, familia y cierta seguridad básica frente al vecino. No conviene pedir demasiado, aunque sea tiempo de mentiras.

  • Yo es que para jugar con los amigos siempre saco tiempo: soy un irresponsable 😉
    y mala compañía, pues distraigo a los otros de sus quehaceres diarios 😀

    Yo a lo de esta gente lo llamo hipocresía apostólica. No se conforman con ser hipócritas ellos, pretenden convertir a los demás.

  • oops, se me ha pasado lo del meme 😉

    La verdad, no suelo hacerlos porque me parecen una pérdida de tiempo… y no me sobra. Además, yo en lo que no creo es en la hipocresía: que un señor como Al Gore, que usa jets y limusinas, vive en mansiones que gastan una pasta en electricidad, etc. me diga a mí que tengo que ahorrar energía que, por no tener, no tengo ni coche, y que reciclo todo -pilas, papel, plástico, etc.- me parece un poco penoso.

    En cuanto a la ecología en sí, leí un artículo de Henry Kamen hace poco muy interesante en la materia: decía que no estaba claro que el hombre estuviera cambiando el planeta, pero que si se llegase a probar ¿estaríamos dispuestos a volver a la edad de piedra -ni frigoríficos, ni lavadoras, ni ordenadores, ni radio, ni coches, ni metro, ni bombillas, ni aviones, ni cocinas, etc., por mencionar sólo algunos- para salvar el planeta?

    Y creo que esa es la cuestión fundamental. No veo yo a estos ecologistas fundamentalistas haciendo nada de eso.

    Una anécdota: pasados óscars. Sube Al Gore al escenario junto con Leonardo di Caprio. La pantalla gigante detrás dice: Usa el transporte público. La pregunta: ¿Desde cuándo no usan el tranporte público estos dos pavos? Por cierto, la anécodta es cierta no inventada la leí en Barcepundit.

  • Eficaces no, eficacísimas. Te lo has tomado más en serio que yo, eso es todo 😀 Eres un maldito ecologista!

  • Dirás que las medidas propuestas no serían eficaces…

  • Jajajajaja, anda que no estás peleón ni nada Freelance 😀

    Usted ya sabe que no necesita invitación: como en su casa.

  • Yo me apunto sin invitación ni ná.

    COSAS QUE PODEMOS HACER PARA CUIDAR EL MEDIO AMBIENTE:

    1. Exigir a Greenpeace que sustituya el actual Rainbow Warrior (con motores de gasoil) por un trirreme.

    2. Eliminar los aviones oficiales del tipo Mystere y los helicópteros Puma y reemplazarlos por planeadores y alas delta. Esta medida debe ir acompañada de la entrega de un tubo de Fenergán, tamaño grande, a la Ministra Trujillo.

    3. Sustituir todos los audis oficiales por castizos simones de un caballo, no contaminantes.

    4. Eliminar radicalmente los sistemas de calefacción de todos los edificios y sedes de organismos públicos, empezando por el de la ONU, para no acelerar el calentamiento global.

    y 5. Verificada la muerte por congelación de todos los políticos y funcionarios del mundo en sus edificios sin calefactar, enviarles a la Antártida en forma de cubitos para reponer las menguantes reservas de hielo del planeta.