Home Ciencia Histeria climática: razones para el escepticismo (Act.)

Histeria climática: razones para el escepticismo (Act.)

escrito por Luis I. Gómez 26 febrero, 2007

Disculpas: Estimados lectores, les ruego disculpen los fallos en el servidor de “Desde el exilio”. Mi proveedor de servicios de internet parece que ha encontrado la avería y la situación se normaliza. Actualizo este post por el interés que creo tiene. No tanto lo que yo escribo como el contenido de los vídeos que les ofrezco. No se los pierdan! Y, por favor, divúlgenlos! Nos están engañando y son muy pocas las voces que se alzan contra la gran mentira ecológica!

Este invierno, que no lo es, está resultando una bendición para todos los ecologistas prehistéricos. No debería hasta el más tonto darse cuenta de lo que está pasando? No son acaso las altas temperaturas reinantes la mejor prueba del calentamiento global? No está quedando definitivamente claro que este fenómeno es debido a la acción humana, a la famosa huella ecológica de la que nos habla Don César Santiso en sus comentarios en este blog? Dudarlo, no digamos ya negarlo, es de ignorantes, manipuladores, agentes del capital, inmorales o, simplemente, de idiotas. No tardaremos en ver cómo se instaura una nueva forma de delito en alguna de esas leyes de nuevo cuño para taparnos la boca a los “críticos”.

La Economía“, o sea todos nosotros, vivimos en medio del contínuo ataque que los ecofascistas lanzan desde sus partidos políticos o desde las ONG’s: toda decisión referida al consumo y/o las inversiones a realizar por un particular debe dejar de ser individal, libre y responsable para pasar a ser controlada políticamente, dirigida desde el estado y, llegado el caso, prohibida para potegernos (a nosotros y los hijos de nuestros hijos) de nosotros mismos. Una falange de especialistas (en su mayoría pagados con el dinero de todos) ya está dispuesta a llevarnos por el camino recto (o sea, el de la izquierda). Cualquier argumento liberticida es destilable desde los alambiques del „miedo al futuro“.

Mientras tanto, los augurios con los que nos bombardean estos expertos desde hace 30 años han sido negados por la tozuda realidad: ni nos encontramos en medio de una nueva glaciación, ni los bosques centroeuropeos han desaparecido, las reservas de petróleo no se han agotado en el 2000 y en nuestro planeta no viven 8.000 millones de personas sino 6.000. No tengo mucho más que decir sobre el acierto de las predicciones de los ecocharlatanes.

Uno de los más prominentes activistas verdes, Dennis Meadows („The limits to Growth“) ha dejado bien claro que, aunque reduzcamos la emisión de contaminantes a los niveles de 1850, nada cambiará en la dinámica de cambio climático en los próximos 100 años. Debemos aprender a „…vivir con los cambios y fenómenos actuales …“ Pues eso. A ver si nos concentramos en ello.

La relación entre consumo de energía y bienestar es más que evidente. Reducir el bienestar a la salud es pura demagogia (justamente la demagogia que podemos leer aquí). Una reducción significante de las emisiones de CO2 es sólamente posible, en el mejor de los casos, en las sociedades postindustriales. En las demás, la pérdida masiva de calidad de vida (díganle a un argentino medio que sólo puede calefactar con un sistema de energía solar, o a un hindú que no puede comprar un coche) supondría incluso rupturas y enfrentamientos sociales de difícil pronóstico. Y no olviden: el mercado sostenible es un mercado dirigido, jamás un mercado libre!

Sociedades postindustriales, en los umbrales del siglo XXI, son Europa, USA, Canada y Japón. Los dos gigantes India y China, están a la cabeza de una larga lista de países en plena expansión industrial. Lo lógico sería pensar que en esos países las emisiones totales aumentarán de forma expectacular en los próximos años. Sólo para compensar el aumento de emisiones en el sureste asiático, Europa debería reducir las suyas a niveles medievales. Algo que se me antoja absolutamente imposible!

Mientras los burócratas europeos se rompen la cabeza sobre cómo obligar – en difícil equilibrio con los principios de la democracia – a los ciudadanos a llevar „coches de tres litros“ (al tiempo que ellos van cómodamente sentados en sus Audi A8), la mayor preocupación de los “ciclistas” del sureste asiático es cómo cambiar las piernas por un motor bajo las asentaderas. Mientras en USA el número de coches es de 700 por cada 1.000 habitantes, en China no llega a los 30. No hace falta que los chinos lleguen a tener tantos coches, dejémoslo en la tercera parte, unos 250 por mil habitantes (cifra calculada para el 2050): calculen ahora las emisiones de CO2 en China.

Un dinámica similar se observa en el segundo país más grande del mundo: la India. En la India les va a resultar muy dificil a los Santisos de turno, esos que viven en países donde no nos falta de nada, justificar la renuncia al progreso y la calidad de vida en nombre de una más que dudosa agenda ecológica mundial..

Leyendo los medios de comunicación europeos, cualquiera podría llegar a pensar que , por ejemplo, con mejoras en el aislamiento de las viviendas, aumento de la productividad de máquinas y sistemas y la renuncia a la movilidad individual es posible darle la vuelta a la tortilla. Sobre el hecho incuestionable de la necesidad de aumentar la producción de energía nuclear para reducir las emisiones de CO2 no leemos nada (sería terrible para los verdes!) Sobre el hecho de que la industria alimentaria (más en concreto la producción bovina y de arroz) produce a través del metano (de mayor impacto ecológico que el CO2) una sobrecarga relevante en el medio ambiente tampoco leemos nada. Y sobre la opinión de esos „científicos“ defensores de la teoría de la „Huella ecológica“, quienes manifiestan sin recato que la población mundial debe (repito: DEBE) disminuir, se corre el tupido velo del silencio.

Hasta ahora se conforman los grandes sacerdotes del ecologismo con proponernos unas medidas limitantes de nuestra libertad y nuestro bienestar. No tardarán en enviarnos globos sonda sobre la conveniencia de reducir la población mundial y cómo alcanzar esa reducción.

Soy un escéptico de las teorías oficiales sobre cambio climático porque el acientificismo campa a sus anchas al amparo de la política. Soy un escéptico porque no hay forma de desarrollar modelos predictivos fiables. Soy un escéptico porque tras el movimiento ecologista mundial se esconde el abuso de las voluntades individuales (tanto las de quienes no aprecian su medio ambiente como las de los que sí lo hacen) en nombre del miedo al mañana. Y eso, señores, es FASCISMO.

Les dejo con unos vídeos absolutamente imprescindibles:




Nota: los vídeos están en formato QuickTime. Quien sólo use Media Player puede descargar las imágenes en ese formato aqui. Para ver, basta con presionar el botón de inicio. Cambien de vídeo usando los números de la barra superior.

  • Imposible estar más de acuerdo. Me parece que este fascismo de las lechugas forma parte de un fenómeno mayor que es el de la muerte del sentido común como consecuencia de la existencia de cada vez más grandes presupuestos públicos y el consiguiente crecimiento del producto que más compran los estados: estupidez.

  • ninguno

    Luis y Cesar se van a la m……….. cada quien quiere defender u punto
    de vista por que disque tiene la absoluta verdad… jajaja
    Otra mas para ganar mercado y engañar a todos.. la clasica pelea de todos
    los tiempos.. cuando en realidad existe otros problemas mayores, cortinas de humo??
    Quien sabe si detras de este documental “La gran estafa del calentamiento
    Global esta el mismo Al Gore”, todo para tapar algo muy grande y despiadado que se
    esta cometiendo

  • César Santiso

    A pesar de que no has sido capaz de rebatir mis argumentos más que con enlaces a páginas de dudosa capacitación científica, me dices que soy incorregible y sentencias que no veo tus enlaces. Pues no sólo los visioné sino que me tomé la molestia de investigar un poco sobre la asociación que los promueve “Friends of Science” resulta que es una asociación que lidera Sallie Balunas, personaje que lleva bajo sus espaldas una interesante historia que paso a relatar:

    En el 2003 salio a la luz un estudio en el “Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics” sobre investigación del clima, donde los autores principales eran Sallie Baliunas y Willie Soon. El estudio concluía que el siglo XX no fue ni el siglo más caliente, ni el siglo con temperaturas más extremas de los últimos 1.000 años.

    Inmediatamente 13 científicos británicos y norteamericanos expertos en clima declararon ante la unión geofísica americana su contraposición al informe Baulinas. Tres redactores del diario que publicó el estudio de los escépticos dimitieron en protesta a la prohibición por parte del periódico de que escribiesen una editorial precisando los errores metodológicos del estudio.

    Resulta que el informe fue financiado en parte por el instituto americano del petróleo, además el “Center for the Study of Carbon Dioxide” de Craig Idso y Sherwood Idso, coautores del informe Baulinas, ha sido financiado por la industria del carbón y ExxonMobil.

    El “fiable” estudio fue utilizado partidariamente por el senador James Inhofe (R-Okla.) que curiosamente recibió el doble de las compañías energéticas que de cualquier otro sector del negocio en las contribuciones durante la campaña para su elección en el 2002.

    Comprenderás que no puedo darle ningún crédito a estas fuentes paracientíficas, así como a cualquier alegato que se base en ellas.

    PD. Piensa y vive como quieras, faltaría más, nunca fue mi intención arrebatare ni un ápice de tu libertad, pero supongo que me permitirás que de mi opinión cuando lea informaciones que considere erráticas, sobre todo en temas tan transcendentales como el que estamos debatiendo.

  • Efectivamente, frid. Esas son sus metas. Lo siento por quienes les prestan oído de buena fe, que son muchos. Gracias por el enlace 🙂

  • Te he citado a tí y a Lugo Liberal en Aragón Liberal para que lean este artículo. Estoy de acuerdo en que los últimos intereses son : paraíso terrenal de “menos libertad” y “menos hombres”. Les sobra la mitad.

  • César, eres incorregible. Tú has visto el vídeo que adjunto? Te has tomado la molestia de leer alguno de los artículos científicos que enlazo en casi todos los post sobre ecologismo? Has mirado los gráficos? Lees algo que no sea tu biblia? Todos y cada uno de mis “dogmatismos falaces” están documentados perfectamente. Pero claro, hay que leer los contenidos de los enlaces, ver los vídeos, seguir las fuentes que allí se citan.. demasiado trabajo para quien ya tiene su teoría, cree y vive según ella. Absolutamente legítimo, ojo! Puedes pensar y vivir como te de la gana, pero, por favor, deja que yo haga lo mismo. Si concluimos en que tú eres un ecoseminarista y yo un demagogo falaz, pues bueno. Ahí lo dejamos. Mejor: tú eres un humano sensato y yo un depredador falaz. Ya está.

  • César Santiso

    Y tú lo aplicas, por cierto no has fundamentado ni uno sólo de los dogmatismos falaces que has vertido en el blog, en los que he solicitado su demostración. ¿Pretendes que tus afirmaciones nos las traguemos como un dogma de fe?

  • … tú lo dices.

  • César Santiso

    Por fin puedo ver completamente en el artículo, ya veo que me das caña con tu habitual estilo falaz, que pena no poder responder antes, misterios de la informática…

    Ya que me citas te pediría que no lo hicieses desde la falacia, ya se que es mucho pedir después de llevar tanto tiempo instaurado en ella, pero debes hacer un esfuerzo. Todo aquel que tiene dos dedos de frente sabe perfectamente que en meteorología no se pueden evaluar los fenómenos a corto plazo sino que se deben utilizar series mayores. No tiene ninguna importancia que este invierno no lo sea, que no lo es (esto lo sabe bien quien vive en el campo, pues la naturaleza está ya comenzando la primavera con más de quince días de antelación), lo que ya empieza a ser preocupante es que llevemos la última década más calurosa de los últimos 500 años, obtenido máximas históricas.

    Pero bueno volviendo a “mi cita”, la lectura del artículo lleva a la errónea conclusión, perspicaz y diabólicamente preparada por el autor, de que afirmo que el calentamiento global sólo es causa de la acción humana, cuando yo lo que he afirmado es que al menos una parte del calentamiento es por causas antropomórficas (aunque falta mucha investigación para determinar cuanta) y por supuesto no cabe duda que las acciones humanas influyen en el medio ambiente, como has llegado a insinuar mostrando una vez más tu falta de información, es precisamente en ese momento cuando he hablado de la “famosa huella ecológica” pero ¿es que la conocías? Lo dudo.

    ¡Viva la demagogia liberal elevada a su máxima potencia! nadie quiere controlar a nadie, lo único que se pretende es mostrar a la gente que mediante pequeños cambios en los hábitos de vida podemos ser más sostenibles sin perder calidad de vida. Y siguiendo con la demagogia del “Gran hermano vigila”, observa como eres tú mismo eres el que metes el miedo en el cuerpo al personal defendiendo tu ilógica postura, no se pretende reducir las libertades (a mi la libertad me gusta tanto o más que a ti y la defiendo a capa y espada) solamente legislar y reglar DEMOCRÁTICAMENTE unas normas básicas por las cuales nos tenemos que regir tanto individualmente como a nivel empresarial. Si ves normal reglar delitos como el robo o el asesinato, ¿porqué no aceptas los delitos medioambientales? Una empresa que realiza vertidos incontrolados o no optimiza sus procesos de producción nos roba a todos, sin embargo un ladrón sólo roba a unos pocos.
    Charlatanes los hay en todos lados, no cabe duda, gente que se aprovecha de la ignorancia de los demás para sacar provecho también, incluso científicos que dentro de su han errado en sus cálculos, pero desde luego hay que estar muy ciego para ser incapaz de observar los graves desequilibrios que estamos originando en el ecosistema ¿Las consecuencias? Somos incapaces de determinarlas con cierto grado de seguridad, mucho menos en el tiempo. Pero desde luego si gastas más de lo que tienes llegará un día que entres en bancarrota. Efectivamente las reservas de petróleo no se han agotado, pero sin embargo cualquier experto te dirá que lo que se denomina petróleo barato está en su fin (y eso que China y la India todavía no consumen al nivel de los países avanzados). Tampoco han desaparecido los bosques centroeuropeos pero el grado de desertización es alarmante (fíjate el sur de la península ibérica que prácticamente ya se ha convertido una zona desértica), la selva amazónica está desapareciendo, el agua se está convirtiendo en un recurso muy escaso o la cantidad de biomasa total está descendiendo drásticamente. No hay que tener muchas luces para poder observar que algo mal estamos haciendo.
    Efectivamente Dennis Meadows está en lo cierto y esto es debido a los efectos de retroalimentación como por ejemplo lo que sucede con el permafrost del oeste de Siberia que se esta derritiendo y por tanto emitiendo el metano, gas que tiene 20 veces más efecto invernadero que el CO2, que está almacenado en la turba, cuanto más gas emite la turba, el efecto invernadero aumenta y consecuentemente más permafrost se derrite. Lo mismo sucede con las perdías de hielo ya que cuando desaparece deja a la vista superficies de tierra y/o mar oscuras que absorben mas calor, entonces se formara menos hielo y así sucesivamente. También se puede apreciar los efectos de retroalimentación con los incendios, a mayor temperatura mayor cantidad de incendios que reducen la masa forestal, que como bien sabes es la gran captadora de co2 ya que es un alimento básico e indispensable para la flora, además cuando la flora se quemada, desprende el co2 acumulado durante toda su vida que pueden ser de cientos de años.

    Y de todo esto se desprende que debemos hacer lo que esté en nuestra mano para que los cambios, que son inevitables, sean espaciados y suaves. Negando todo lo único que hacemos es autocomplacernos y esperar con los brazos cruzados a lo que venga, que no se lo que será ni en cuanto tiempo. Que tomamos medidas y realmente no pasa nada, bueno un esfuerzo más de la humanidad en balde, pero ¿que crees que pensarán de nosotros nuestros descendientes, si al final pasa algo, sabedores que teníamos dudas más o menos razonables y no hicimos nada para remediarlo?

    No doy crédito… Hacia años que no tenía que utilizar con tanta asiduidad la palabra falacia como lo llevo haciendo últimamente en este blog, es que este propagandista de la negación, las utiliza impunemente una vez tras otra. Me pregunto si tendrá el blogger algún interés “especial” por obtener el estado de “duda razonable” sobre el calentamiento global o lo hará solo por principios. Te equivocas, o engañas ya no se a que atenerme, una vez más. El progreso y el estado del bienestar no tienen porque reducirse, muy al contrario mejorarán ambos. El primero porque para ser más sostenibles sin perder bienestar supone que debemos ser mas eficientes tecnológicamente hablando. El segundo porque a medida que seamos más sostenibles reduciremos nuestro impacto en el medioambiente con lo cual se reducirá la contaminación, tendremos más espacios verdes para disfrutar y utilizaremos menos tóxicos (sabias que en la actualidad para la construcción y decoración de nuestro “hogar, dulce hogar” se utilizan más de 50.000 sustancias tóxicas, que por supuesto posteriormente vamos inhalando poco a poco y día a día). A caso dudas en la capacidad del ser humano para resolver el problema medioambiental sin que influya en su bienestar, al final todo se resume a tener verdadera disposición política.
    En tu habitual discurso arrogante y falaz te olvidas de nombrar las opciones alternativas y no contaminantes. Diversos estudios en relación a la penetración de las energías renovables en el suministro de energía primaria total, como Sawin J. 2004 o el informe PV NET (EC DG JRC, 2004), informan que las renovables pueden cubrir el 50% del consumo de energía para el 2050, llegando al 80% en el 2100 ya que el potencial de las tecnologías renovables para crecer es enorme. Hay numerosos estudios que apuntan en esta dirección ya que en la actualidad su uso se reduce a un 0,83% de su potencial técnico y un 4,4*10-5% de su potencial teórico, indicando una enorme capacidad de crecimiento (Johansson T.B., et al., 2004). Lo único que hace falta para que sean una realidad es la suficiente determinación política para superara la presión ejercida por los lobbys petroleros.
    En lo personal, te comentaré que mi huella ecológica es de 1,4 mundos algo así como la mitad de la media española y la cuartaparte que la norteamericana. Me gustaría saber cual es la tuya http://www.ecofoot.org/ ¿cuanto te apuestas a que eres mucho más depredador que yo? Y eso se consigue con una simple compra y consumo responsable, desde la casa, hasta el coche, pasando por la comida y los aparatos eléctricos. (Y no vivo en las cavernas, tengo lo típico que puede tener un ciudadano normal y corriente). Si quieres, imagino que no aunque yo estaría encantado de hacerlo, te puedo preparar un artículo en el cual se muestran las medidas básicas para ser menos despilfarrador sin reducir calidad de vida.
    ¿Me puedes demostrar que tras el movimiento ecologista mundial se esconde el abuso de las voluntades individuales? No te olvides que el dogmatismo y el sectarismo son formas de fascismo…