Home Política "Alegraos, comunión de musulmanes"

"Alegraos, comunión de musulmanes"

escrito por Luis I. Gómez 8 julio, 2005

Traducción de parte del texto de la carta por la que Al-Qaeda se declara responsable del ataque terrorista de ayer en Londres:

“Alegraos, comunión de musulmanes”

Los héroes Mudschahidin han realizado hoy un ataque en Londres. Toda Gran Bretaña está impresionada y sacudida, en el norte, en el sur, en el oeste y en el este. Siempre habíamos informado, ahora y en el pasado al Gobierno y el pueblo británico de nuestras intenciones. Mantuvimos nuestra promesa y pusimos en marcha una bendita operación militar. Hacemos extensible nuestro aviso a los Gobiernos de Dinamarca e Italia y a otros Gobiernos dirigidos por los nuevos cruzados. Exigimos a los todos los Estados la inmediata retirada de sus tropas de Afganistán e Irak.

Sí, que se alegren todos. Cantad y vitoread y dad gracias a Alá, el viejo dios de la luna y demonio del desierto, por el éxito de vuestros actos heróicos, por los que habeís segado la vida de civiles desarmados. Alégrense, amantes de la muerte, de tales actos heróicos y masculinos.

Va llegando el momento en el que las primeras organizaciones musulmanas europeas pasen de limitarse a la condena estéril del fanatismo islámico para empezar a darnos pruebas fehacientes que nos permitan volver a creer que el Islam significa, a pesar de todo, paz.

Si no quieren que mantengamos la sospecha por la cual creemos que sus llamadas poco convincentes a la paz no son más que reflejo de la tradición islámica de la Taqyia (velar las verdades), han de reconocer al menos que ellos no son los musulmanes de verdad. Son los terroristas de Londres quienes actuaron de acuerdo con del Corán, con las tradiciones islámicas y la convicción de la fe. O al menos eso proclaman.

Qué le vamos a hacer! Los islamófilos occidentales y los relativistas morales (véase el artículo de hoy de un tal Cebrián en “El País”) seguirán soñando con ese Islam “pacífico”, al menos hasta que los verdaderos encantadores musulmanes reconviertan el sueño en pesadilla de sangre y fuego. Y esa toma de conciencia será especialmente amarga. Terriblemente amarga.

Cuando leo tales “notas reivindicativas”, cargadas de autocomplacencia, de pasajes dramático-heróicos, de adulación por la propia “inquina” en nombre de vete a saber qué deidad apocalíptica, me doy cuenta – y me alegro profundamente – de que existen otros dioses, de que existe otra forma de entender a Dios.

¿Y ahora qué? Europa, los europeos deben tomar finalmente una decision, optar por lo que realmente quieren. Quien crea que es posible una coexistencia pacífica con el islam , optan por un camino cargado de decepciones – o terminará siendo musulmanes. Quien crea que se puede y debe fomentar el islam y ceder a sus exigencias , abandonando simultáneamente las raíces y valores judeo-cristianos, puede seguir trabajando en la autodestrucción de Europa vía islamización.

Los otros, los que creemos que Europa debe ser lo más laicista posible, veremos que no hay motivo para temer una Europa laica: amigos cristianos, no surgirá un vacío de valores, puesto que los hombres son religiosos per se. Si la influencia islamista aumenta y al del cristianismo disminuye, es bastante previsible el futuro a medio plazo. Se acabaron las posturas laicistas, el ateísmo, la libertad de conciencia religiosa, la separación entre Iglesia y Estado. Sólo quedará el islam. Como ya dije, no habrá nunca un vacío, un “silencio” religioso-neutral. El hombre siempre termina subiéndose al carro de alguna fe; “fe en el diablo, o en Dios”, que ya lo decía Lutero.

El artículo aparece hoy simultáneamente en “HispaLibertas” y “Desde el exilio”.