Home Liberalismo Papá, qué significa “Liberal”?

Papá, qué significa “Liberal”?

escrito por Luis I. Gómez 4 abril, 2005

En ocasiones resulta inevitable exponerse a las preguntas inquisitivas de los hijos, aún riesgo de tener que reconocer la propia incapacidad para exponer de forma sencilla lo aparentemente complejo. En mi caso concreto intento acompañar el crecimiento y el desarrollo intelectual de mis hijos desde la firmeza de criterios pero sin la rigidez de los dogmas. Se trata para mí de una lucha contínua entre el “yo” que cree (el fondo de mi subjetividad), el “yo” escéptico (nada de lo que creo es verdad absoluta) y el “yo” científico (cuanto más se sepa de algo, más objetivo será el criterio formado). Aseguro que intentar educar a un niño en estos parámetros no es tarea nada fácil, sobre todo cuando surge un conflicto en el que dudo de mi propia “verdad subjetiva”.

Digo ésto porque ayer mi hija volvió a recordarme cuán difícil es la tarea de un padre (digo padre porque me refiero a mí; si ésto fuese escrito por mi mujer, hablaríamos lógicamente de madres) preocupado por educar a sus retoños en los principios de la libertad.

Había estado charlando con un amigo sobre el fallecimiento de Su Santidad, charla durante la cual surgieron las dudas sobre si Juan Pablo II había sido un Papa “tradicionalista” o “reformista”. Debieron de ser muchas las ocasiones en las que, como introducción a mis alegatos, utilizé la coletilla “aus liberaler Sicht” (desde un punto de vista liberal) porque horas más tarde mi hija me asaltó con la pregunta: Papá, qué significa liberal?

Le conté (me encantan los cuentos) la historia de la liebre y el erizo:

Una liebre y un erizo se encontraron en el campo. La liebre, de porte distinguido y en cierto modo arrogante le dijo al erizo:” qué haces tan temprano en el campo?”
– “voy de paseo”, dijo el erizo. La liebre se reió y observó “no crees que podrías usar tus piernas para algo más productivo?”

Esta respuesta molestó al erizo, quien no admitía con agrado que le mentasen las piernas, no tan hermosas y largas como él quisiera. Algo “arrebatado” retó a la liebre a una carrera. La liebre aceptó la apuesta y quería comenzar inmediatamente con la prueba. Pero el erizo le pidió tiempo para comer. La carrera sería después del almuerzo. La liebre estuvo de acuerdo y el erizo, de camino a casa pensó:”La liebre cuenta con sus piernas largas ; pero le voy a dar una lección para bajarle los humos”.

Cuando se reeencontraron en el campo, el erizo ya había tramado un plan con su mujer. Corrían de un lado al otro de un campo arado y, cada vez que la liebre llegaba al final de un surco, se encontraba con que el erizo ya estaba allí (claro, la mujer del erizo se escondía en un extremo del campo, el erizo en el otro). Contrariado y muy enfadado, la liebre pagó su apuesta y se marchó.

Normalmente, cuando se relata esta historia, todos toman partido por el erizo. Yo le expliqué a mi hija que los liberales, en este caso, toman partido por la liebre. Los liberales nos esforzamos porque los derechos de la minoría de “los piernas-largas” no sean arrollados por la mayoría de “los piernas-cortas”, porque los piernas-largas también juegan un papel fundamental en la sociedad. Le expliqué que los liberales exigimos las mismas normas para todos, sin trampas, y que consideramos justo que los participantes en un juego obtegan resultados diferentes según las capacidades de cada uno.

La historia de la liebre y el erizo es una parábola de la lucha de clases.

Es por ello que las liebres deben luchar contra el engaño de los erizos.

  • AMDG

    Thank you for reading us, anonymous.

  • Víctor

    De hecho,en mi país la postura de redistribución en aras de la solidaridad social lo único que ha logrado es que estemos a punto de destruir la institucionalidad nacional

  • AMDG

    Erinna,

    Las citas evangélicas está muy bien, pero los progres, en vez de implicarse en esos muy loables ejercicios de generosidad (que junto con la firmeza es la mas grande virtud) lo que hacen es practicarla con el dinero de los demas. Y eso si que no.

    La evidencia histórica actual muestra que el socialismo es hambre y miseria.

    Bien dicho Carolina!
    En el trato comercial libre ganan ambas partes, aunque haya asimetría informativa. Si no fuera así una parte no entraría en el trato.

  • Erinna

    Dobranoc

  • Ah no? Será que los cuentacuentos siempre abusan de los erizos como víctimas?
    Erinna, ha sido un placer. Pero el que se va a la cam soy yo. Gute nacht. Nos leemos.

  • Erinna

    Eso no es lo que dices aquí:

    Normalmente, cuando se relata esta historia, todos toman partido por el erizo. Yo le expliqué a mi hija que los liberales, en este caso, toman partido por la liebre. Los liberales nos esforzamos porque los derechos de la minoría de “los piernas-largas” no sean arrollados por la mayoría de “los piernas-cortas”, porque los piernas-largas también juegan un papel fundamental en la sociedad. Le expliqué que los liberales exigimos las mismas normas para todos, sin trampas, y que consideramos justo que los participantes en un juego obtegan resultados diferentes según las capacidades de cada uno.

    La historia de la liebre y el erizo es una parábola de la lucha de clases.

    Es por ello que las liebres deben luchar contra el engaño de los erizos.

  • Si, claro. Pero se sale del tema: mi liebre corre más que un erizo. Mi erizo se defiende mejor que la liebre. Juntos son la leche. Cada uno lo suyo. Ser liberal no es ser egoísta, ni prepotente, ni mejor que otros. Ser liberal es defender la libertad del individuo, es defender la excelencia contra el igualitarismo ruin, es defender que, para repartir una capa, primero hay que tener una capa. Acuérdate de San Martín 😉

  • Erinna

    ¿Has leído tú esta?

    El juicio de las naciones

    25:31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él,Mateo 16. 27 entonces se sentará en su trono de gloria,Mateo 19. 28
    25:32 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartarálos unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.
    25:33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.
    25:34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.
    25:35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis;
    25:36 estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.
    25:37 Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?
    25:38 ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos?
    25:39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?
    25:40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.
    25:41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.
    25:42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber;
    25:43 fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis.
    25:44 Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?
    25:45 Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.
    25:46 E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

  • Erinna

    Era corto. Ya lo he leído y me ha dejado horrorizadídima:

    Parábola de los talentos

    25:14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.
    25:15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.
    25:16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos
    25:17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.
    25:18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.
    25:19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.
    25:20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.
    25:21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
    25:22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos.
    25:23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
    25:24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;
    25:25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.
    25:26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.
    25:27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.
    25:28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.
    25:29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.Mateo 13. 12Marcos 4. 25Lucas 8. 18
    25:30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.Mateo 8. 12

  • Erinna

    ¿Cómo va estar Jesús con la liebre si nació pobre?

    Mira, te voy a hacer caso, y me lo voy a leer, que tengo la Biblia en casa.
    Mañana te cuento.

  • Erinna, llévate a la cama la Biblia y lee la parábola de los talentos (Mateo 25:14 y siguientes). Jesús lo tenía bastante claro. Él estaba con la liebre.

    Buenas noches

  • Erinna

    Un cuento de buenas noches

    Desde un punto de vista ateo y altermundialista me horrorizaría el cuento de la liebre y el erizo, claro está.

    A mí me contaban otros más solidarios de chiquitita.

    Por eso precisamente me solidarizo, y me pongo en tu lugar, aunque solo sea por tu niña, que tiene que ser una monada, angelito.

    El del Yo el Lápiz me parece más adecuado, dentro de su género, claro está, que no me gustan ninguno de los dos, pero bueno.

    ¿Has probado con Disney? Casi que lo va a entender mejor. Alladin era pobre, etc. O el Rey León, que también explica mucho lo del liberalismo. Hay miles de ejemplos.

    Es que lo de la liebre parece decir: si haces trampas, ganas. Y, además, a nosotros nos gusta la liebre porque es la más “perfecta”. Los que nacen pobres, que se pudran. Los que nacen ricos, al bollo.

    ¿No sería más bonita incluso la historia de Jesús, que tanto quería a los pobres? Todo poniéndome en tu lugar, claro. Si fuese mía le contaría otras cosas, que ni siquiera escribo aquí porque sería perder el tiempo.

    Y de hecho, ¿Son compatibles la historia de Jesús con la de la liebre?
    Que yo sepa, con la del lápiz sí. Aunque puedo equivocarme…

  • Carolina Valdés

    El erizo es más bien un “Vivillo”, que como dice un amigo mio ·Cada uno se defiende con lo que tiene”

    AMDG, el trato comercial se realiza porque interesa a ambas partes, yo siempre contesto eso a quienes dicen que lo debemos todo a la UE y sienten hacia ella un tremendo servilismo, yo creo que la UE nos dió porque le interesaba dar y nosotros recibimos porque nos interesaba recibir, UE no es una ONG, dá si le interesa por eso el trato comercial ha sido beneficioso para todos por supuesto que en el libre trato comercial ambas partes ganan.

    Lo fundamental para ser liberal es creer en ti mismo en tus posibilidades, la liebre creía en las suyas, pero no contó con la eriza jajaj eso puede ser un aviso para navegantes jajaj vivimos en una sociedad compuesta por elementos diferentes

  • AMDG

    El liberalismo consiste en que “El buey suelto bien se lame”, lo demas son complicaciones…

    Puestos a complicar la cosas, propongo la caja de Edgeworth, que por cierto era un progre. Cuando a alguien se le muestra que en el intercambio libre ambas partes ganan, a algunos les hacen los ojos chiribitas… o creen que les estan tomando el pelo. Tan arraigada está la idea de que en el trato comercial alguien pierde…! Quizá pensando en el carnal, en el que el hombre da todo lo que tiene (y la mujer lo recibe), dispensando 🙂

  • Erinna

    Coase, ¿nos cuentas el cuento de “Yo el lápiz”?

  • Como ves, Coase, es todo un problema de interpretación. Mi liebre no es prepotente, sino segura de sí misma. Mis erizos no son sólo inteligentes, sino que no reparan en cometer engaño para imponerse a quien realmente es más rápido que ellos.

  • coase

    Siento señalarte Luis q no creo q ese cuento no sea el más apropiado para explicar que es ser liberal. Lo q da entender el cuento es q no se puede ser prepotente y q muchas veces la inteligencia es una herramienta más útil q otras q están más a la vista. Por ambas razones la actitud de la liebre es censurable, lejos de ideología liberal.
    Prefiero el cuento de ‘Yo el lápiz’ para explicar el liberalismo.

  • Contando el cuento tal y como es, sin tomar partido. Las versiones que yo conozco ya describen a la liebre como “mala” y al erizo “simpático”. Pero claro, en pedagogía ya se sabe, a todo se le puede dar la vuelta.

  • Fernando Mínguez (Ferblog)

    No conocía la historia, pero me parece muy bonita e ilustrativa. Y, sí, ciertamente la mayoría de la gente tomaría partido por los erizos. Lo cual, y al hilo de la muerte del Papa y su ejemplo de responsabilidad, me conduce a uno de los temas que más llaman mi atención: ¿cómo hacer frente, desde una ética de la responsabilidad personal (que no otra cosa es una ética de la libertad) a la marea de esa “contraética de los derechos”? En resumen, ¿cómo conseguir que la gente deje de tomar partido por el erizo?

    Saludos,
    Fernando