Home Liberalismo Moralidad y Legalidad

Moralidad y Legalidad

escrito por Luis I. Gómez 24 marzo, 2005

En vista del debate público suscitado en torno al caso Terri Chiavo me parece conveniente hacer algunas observaciones sobre los conceptos de Moral y Legalidad desde un punto de vista objetivista, siempre teniendo en cuenta mis dificultades para “redondear” personalmente según que conceptos.

En primer lugar, es necesario retener que el objetivismo ve como única meta del Estado la protección de los ciudadanos ante cualquier tipo de violencia. La acción del Estado es inherentemente negativa. Consiste, tal y como formula Leonard Peikoff, en “la destrucción de lo destructivo”. Sería pues “objetivista” exigir la supresión de todas las leyes que desprecien los derechos individuales. Al contrario que los representantes conservadores de las “mayorías morales”, los objetivistas rechazan cualquier actuación estatal encaminada a imponer una determinada línea moral. Eso no significa que los objetivistas sean Nihilistas morales. Antes al contrario. Leonard Peikoff escribe en su obra: “Objectivsm: The Philosophy of Ayn Rand” que un ganador de lotería o un rico heredero tienen el deber moral de seguir trabajando, por ejemplo.

La comisión de actos criminales representa el peor mal social. Un 97 o un 98% de todos los españoles no cometen durante su vida actos criminales serios lo que no excluye precisamente que infrinjan los principios de una moralidad objetiva. El hecho de que las personas se resistan a usar la violencia, no es en absoluto indicio de que tengan un buen carácter. El objetivismo considera como una responsabilidad personal de cada uno el hecho de conducirse según normas morales. La moralidad, para que sea objetiva, ha de elegirse no obstante libremente. Es objetiva, porque toma la vida como valor más absoluto.

El bien no es ni intrínseco, ni subjetivo, sino objetivo y objetivizable. La moralidad debe de ser DESCUBIERTA por medio de un proceso cognitivo, nunca INVENTADA.

Yo resumiría así:
El objetivismo juzagaría la muerte de Terri Chiavo como un acto inmoral de la razón por cuanto que destructivo de la vida por imperativo legal.

Es más que una tesis una provocación. Alguien tiene otra respuesta?

Lectura: William Thomas, “Morality and Legality”