Home Ciencia El caso Terri Schiavo

El caso Terri Schiavo

escrito por Luis I. Gómez 24 marzo, 2005

Antes de nada rogar a quien lea estas líneas que se acerque a los comentarios (la discusión) que están manteniendo The Happy Butcher y Dogson en “Asociación de enfermos en coma…”.

Ya veo que es muy difícil entrar en esta materia sin caer en tópicos o en falacias pseudofilosóficas. De todos modos voy a dar mi opinión e intentar justificarla.

El caso: Terri Schiavo se encuentra desde hace un tiempo X en estaddo de coma. Su marido (quien corre con los gastos del tratamiento) y sus médicos (quienes han establecido un diagnóstico de muerte cerebral irreversible) consideran inútil todo esfuerzo por mantener a la paciente con vida o por devolverla a la normalidad fisiológica. En función de estos datos, el marido decide solicitar la suspensión de las atenciones a su mujer ante el tribunal correspondiente. Éste decide en favor del solicitante, con lo cual se procede a la retirada de cualquier medida médica y/o alimentaria. Entre tanto, los padres de Terri se oponoen a tal medida alegando tanto argumentos emocionales como científicos, estos últimos contrarios en su contenido a la opinión de los médicos y de dudosa verificabilidad. Se desata la polémica. Se acusa a los jueces (y por tanto al estado) de intervencionismo en la vida privada de las personas. Surgen las campañas de protesta y las ofertas de ayuda. Jeb Bush plantea la posibilidad de aplicar una custodia de protección para reanudar la asistencia médica y alimentaria. Los que nos declaramos liberales y objetivistas no nos mojamos, los otros nos lo hechan en cara, etc…

Alguien se ha dado cuenta ya? No? LA UNICA PERSONA QUE NO DICE NADA AL RESPECTO ES LA PROPIA TERRI SCHIAVO!

NO hay constancia de un escrito por el cual ella solicite acabar con su vida en tales circunstancias.
NO hay constancia de que su estado sea “objetivamente consciente”
NO hay constancia de que posea capacidad de decisión.

Precisemos:

El diagnóstico de síndrome terminal de enfermedad se produce cuando concurren las siguientes circunstancias:

-enfermedad de evolución progresiva

-pronóstico de supervivencia inferior a un mes

-ineficacia comprobada de los tratamientos

-pérdida de la esperanza objetiva de recuperación.

¿Es el enfermo en coma profundo persona? ; en otras palabras ¿quién no tiene conciencia de sí, es persona? La respuesta más sencilla apunta al hecho de que quien no desarrolla en la actualidad las capacidades propias de la persona, no se encuentra desposeído de esta categoría, todo ser humano posee su identidad como persona, ejerza o no las capacidades que le son propias. Cuando se excluye de la categoría personal a todos aquellos que no cumplen con la autonomía personal y de la libertad de sus acciones le excluimos de la categoría que le es propia, valorando y primando la capacidad de obrar que es extrínseca a su condición de ser humano.

En 1968 apareció el primer protocolo diagnóstico elaborado por el Comité de la Universidad de Harvard con la enumeración de los criterios del “coma irreversible” (sinónimo de muerte del encéfalo y por tanto de muerte del individuo). Los requisitos para que se cumpliera el “coma irreversible” eran: ausencia de respuesta cerebral a cualquier estímulo, ausencia de movimientos espontáneos o inducidos, ausencia de respiración espontánea y ausencia de reflejos tendinosos profundos y del tronco cerebral. Era necesaria también la presencia de un EEG plano y la exclusión de condiciones de hipotermia y de intoxicación de fármacos. Con estos datos se creó el término de “muerte cerebral” (brain death, de los anglosajones).

Este concepto de muerte cerebral no obstante no se valida con el EEG plano, sino que se realiza exclusivamente por procedimientos clínicos. En 1971 Finlandia fue el primer país en aceptar los criterios neurológicos para el diagnóstico de la muerte.

Basta el diagnóstico de muerte irreversible del tronco del encéfalo para inferir la muerte del encéfalo como totalidad y, por tanto, la muerte del ser humano. En julio de 1981 la Comisión nombrada por el Presidente de los Estados Unidos para el Estudio de problemas Éticos en Medicina y para la Investigación Conductual elaboró un informe en el que se afirma: “Está muerto un ser humano al que ha sobrevenido, bien una interrupción irreversible de las funciones respiratorias y circulatorias, bien una interrupción irreversible de las funciones cerebrales. La determinación de la muerte ha de ser hecha de acuerdo con los estándares médicos establecidos”. Se constituyó así una base sólida para aceptar y comprender esa nueva forma de morir, a la vez que se estableció que la muerte se puede definir y determinar por criterios diagnósticos estrictamente neurológicos.

En la mayoría de los países se acepta hoy que, desde el punto de vista médico y legal, la muerte del encéfalo es equivalente a la muerte del ser humano como conjunto.

La interrupción de las técnicas de reanimación y mantenimiento cardio-respiratorio en la práctica clínica diaria ha obligado a médicos, legisladores, filósofos y teólogos a enfrentarse a la nueva situación de la muerte de la persona humana cuando todavía persisten sus funciones homeostáticas básicas: la respiración y la circulación. Más aún, la sociedad entera se enfrenta al vital dilema de cuándo interrumpir ciertas medidas terapéuticas o de cómo asegurar que una persona está realmente muerta antes de la extracción de sus órganos para trasplante. La respuesta a estas preguntas sólo puede venir de la convicción de que el diagnóstico de la muerte por criterios neurológicos, utilizando la terminología acertadamente propuesta por Shewmon, es cierto, inequívoco y fácilmente verificable por cualquier médico experimentado.

Resumiendo:

Terri Schiavo NO puede manifestarse al respecto, pues se encuentra clínicamente muerta.
La única vía posible de solución radica en un nuevo diagnóstico conciliar, el cual, de cumplir los requisitos arriba mencionados, no podría tener más consecuencia que la retirada de toda medida de mantenimiento.

Bibliografía:

Polaino Lorente, A. “Manual de Bioética general”. Madrid: Rialp, 1994.
ASOCIACIÓN CATALANA DE ESTUDIOS BIOÉTICOS

  • HILLARY NIKARY

    EN REALIDAD QUE ESTOY MUY CONMOVIDA POR TERRY YA QUE ELLA MISMA NO PUEDE DECIDIR Y ES MUY TRISTE QUE SEA OTRA PERSONA LA QUE ALLA DECIDIDO POR ELLA SOLO LE PIDO A DIOS QUE HAGA JUSTICIA Y DONDE QUIERA QUE ESTE TERRY AHORA SEA MUY FELIZ.

  • asun

    Me gustaría saber cómo llego Terri Schiavo a esta situación.
    He leído que por una bajada importante de Potasio, alguien sabe algo más?
    Por favor, si lees esto y me puedes informar a través de este foro o a mi correo:
    a_mendoza447@hotmail.com
    gracias

  • Ricardo

    Yo trabajo en una unidad de cuidados intensivos en Perú, y el tema es un Tabu. Hay algunos pacientes que en estado terminal, con mucho sufrimiento que piden que “los dejen descansar”, pero la decision final la toman los medicos y la familia, no respetando al paciente como persona libre de decision. Terri Schiavo fue una persona, ahora no se que es, deberia descansar en paz…O alguno de ustedes les gustaria dar lastima…

  • Buen enlace, si señor. Gracias egócrata. De todos modos, la discusión ética podría seguir “ad infinitum”.

  • Echad un ojo aquí. Es el mejor resumen del asunto que he leído. Y el más informado.

  • hay una curiosa demostración de que hay un programa político detrás de los que apoyan al marido viendo el desprecio con que tratan a la antigua familia de la mujer Y del otro lado, querido Dodgson. Eso de que el presidente del gobierno cancele sus vacaciones expresamente para el caso…

    De lo que hay dudas es de si tiene un trozo de córtex ¿Y? Da igual, lo tiene especializado. Ocupado. Es como si una cosa que la tienes para algo, ya no lo puedes utilizar para otra. En niños, esto sí es válido, pero en adultos no.

    Hay una cosa que sí comparto contigo, Dodgson: El marido es un cabronazo. No me gustaría casarme con una mujer como él. Yo apoyaría que viviese, pero no el caso de la posibilidad de recuperación de la mujer, cosa que descarto en cualquier extremo, sino por el marido.

  • Dodgson

    “El tema moral para mi es cada vez más claro y me parece que complementa de alguna manera lo que yo dije… por el final.”

    Vaya, me refería a lo dicho por wonka, que lo que dice él me parece que me va bien para mi argumentación.

  • Dodgson

    “¿De dónde la sacas? Harían falta más imágenes para llegar a conclusiones más firmes…”

    Es que ese es el asunto. No sé por qué entra el tema técnico de si está o deja de estar. Está de pena, de verdadera pena. De lo que hay dudas es de si tiene un trozo de córtex… y a partir de esta duda están los temas legal y moral. En el tema legal no me meto, me suena raro todo esto, la verdad porque he leído contrainformes que hablan de que no se puede diagnosticar muerte cerebral. El tema moral para mi es cada vez más claro y me parece que complementa de alguna manera lo que yo dije… por el final. Es curioso, pero sí, si el marido dice de dejar morir, de alguna manera pierde moralmente legitimidad moral por querer tenerla toda (se me puede decir que él aduce que hay diagnóstico de muerte cerebral y la, digamos, voluntad contrafáctica de la mujer, peeero sobre lo primero hay dudas y lo segundo, ¡por favor y sinceramente! ¿es que se puede entender que hay algo serio cuando alguien te viene como si fuera Dios hablando de lo que pasaría ¡si esa mujer no estuviera mal!? ni aunque fuera verdad que lo dijo en su día, cosa que me permito el lujo de dudar, ¿de dónde se saca esa categorización “metafísica” sobre lo que sería en otras circunstancias?). Luego está el tema de los padres… Ante la duda sobre el diagnóstico ¿por qué emperrarse en menospreciarlos? En este sentido hay una curiosa demostración de que hay un programa político detrás de los que apoyan al marido viendo el desprecio con que tratan a la antigua familia de la mujer y la frivolidad con que, para lograra ese desprecio, hablan del diagnóstico, sobre el que, de nuevo, hablan como si fueran Dios, con una seguridad absoluta de que está muerta (me pasma que cómo se revisten de dignidad y de preocupación por la muerta cuando, es evidente, más dolor está causando el asunto sobre los padres). Joer, y no es por ser pèsao, pero es que me alucina cada vez que pienso que el marido está viviendo con otra mujer con la que tiene hijos. Que nos explique clarito cómo es que está sometiendo a todo el mundo a un achapuza semejante a la que está sometiendo a su propia vida.

  • Yo sí sé algo de neurología. Las neuronas no crecen de nuevo. Y de imágenes cerebrales, más bien poco, pero tengo unas mínimas nociones. Pero la imagen me parece horrible. Me temo de lo que estamos hablando es de una imagen basada en el consumo de energía. Quiero decir con esto que el cerebro, especializado que es, darán unas respuestas u otras en función de las tareas, tendrán un funcionamiento u otro, pero siempre existirá un funcionamiento base. Ese funcionamiento base es el que podemos observar en lo que serían las zonas más externas del cerebro. Llama la atención el que, en el centro sí exista actividad neuronal (lo blanco alrededor de lo negro), eso podría ser el tálamo, que se encarga de mantener vegetal a la persona. Teniendo en cuenta que sólo tenemos esa imagen, no podría decir hasta que punto la degeneración neuronal la ha perjudicado (dentro de lo muchísimo que lo ha hecho).

    ¿De dónde la sacas? Harían falta más imágenes para llegar a conclusiones más firmes… pero el daño, de tal tamaño, es absolutamente irrecuperable. Tengo la intuición de que, el cuerpo cayoso, la zona que se dedica a hacer interconexiones entre zonas del cerebro, está totalmente desaparecida… Y no sólo eso… Tiene tales daños que dudo que algún día se despierte. Y en el caso de que despertara, los daños serían terribles.

  • Dodgson

    “Echad un ojo a la foto que enlazo aquí del scanner hecho a Schiavo. Esencialmente, el cerebro ya no está allí. No hay más que líquido. Y las neuronas no crecen de nuevo.”

    ¿Eres médico?

  • Echad un ojo a la foto que enlazo aquí del scanner hecho a Schiavo. Esencialmente, el cerebro ya no está allí. No hay más que líquido. Y las neuronas no crecen de nuevo.

    Lleva 15 años muerta, vamos. Su cabeza no está.

  • Daniel, efectivamente. Por eso propongo un nuevo examen y un nuevo diagnóstico. Hay algo que no cuadra.

  • No entiendo. Schiavo sí es capaz de respirar por sí misma. ¿No implica eso queno está clínicamente muerta, según la definición que das?