Home Política El Gran Apagón

El Gran Apagón

escrito por Luis I. Gómez 6 marzo, 2005

Alemania vive amenazada por la crisis económica más seria de los últimos 60 años. Añadamos una gran dosis de desempleo descontrolado, un par de escándalos en la política de inmigración, una cucharada sopera de crisis en el sistema de pensiones y una pizca (puede ser más, según gustos) de desconfianza en los consumidores. El potaje está servido. No sé, como que le falta algo…algún escándalo por comisiones? No…
Ya lo tengo! En Alemania se nos va la luz!

Las palas de viento roji-verdes nos abocan al desastre energético.
La Federación Alemana de Electrotecnología (VDE) acaba de publicar un estudio por el que determina que, para dar cuenta del consumo actual y el previsto hasta el 2020, han de ser renovadas o creadas centrales de producción energética capaces de generar unos 40 Gigawatios más anuales. Esa cantidad corresponde a la que generarían 40 grandes centrales similares a la central nuclear Biblis A. Como las centrales atómicas actuales se van a retirar de la red, faltarían 20 Gigawatios más.

El estudio plantea tres escenarios posibles para Alemania:

ESCENARIO 1
Este escenario se orienta simulando la política gubernamental actual: fomento masivo de las energías renovables, eliminación de la red de las centrales nucleares. En este caso deberían crearse instalaciones capaces de aumentar la producción actual de 120 Gigawatios hasta alrededor de los 165 Gigawatios. El 27% procedería de plantas basadas en “energías renovables”, especialmente energía eólica. Las centrales nucleares saldrían de la red poco a poco. En el 2021 dejarían de prestar sus servicios las tres últimas: Isar 2, Emsland und Neckarwestheim 2.
Los gastos de esta “alternativa eólica” ascienden a 123 mil millones de EUROS. Ocho mil millones de EUROS se los tragarían las “centrales eléctricas en la sombra” previstas, que deben entrar en red si los generadores eólicos no pueden suministrar electricidad debido a falta de viento. “La cantidad de viento y su fuerza no son controlables y varían mucho”, se dice en el estudio. A fecha de hoy ” hasta un 95 % de la energía que deberían producir las instalaciones eólicas debe asumirse esencialmente por centrales térmicas convencionales.” Es decir, más carbón, más diesel, menos Kyoto.

ESCENARIO 2
El objetivo de Kyoto Puede alcanzarse, sin embargo, de forma más baratao. En el “Escenario 2”, la retirada de la energía nuclear se retrasa, exactamente con el mismo ritmo con el que se aplica la ley de utilización de energías renovables. De aquí al 2020, solamente la mitad de las centrales nucleares se retirarían de la red. Al mismo tiempo, la parte de energías renovables solo aumentaría hast alcanzar el 15 % del total. La capacidad instalada así ascendería a 145 Gigawatios. Los gastos rondarían los 85 mil millones de EUROS, alrededor de 40 mil millones menos que en el “Escenario 1”.

ESCENARIO 3
Una reducción masiva de la emisión de dióxido de carbono sólo es posible manteniendo la energía nuclear y desarrollando simultáneamente las energías renovables. Las emisiones de dióxido de carbono descienden de aquí al 2020 por debajo de los 200 millones de toneladas. Desaparecerían las centrales térmicas convencionales (carbón y diesel). Los gastos de inversión se situarían con 100 mil millones de EUROS a medio camino entre los escenarios 1 y 2.

Las conclusiones del estudio son aterradoras. Los cortes en el suministro eléctrico dejarán de ser una excepción. Las sumas de dinero anteriormente señaladas son poco menos que infinanciables. Se deberá importar más energía de los países vecinos.

Lo dicho: viva Kyoto. A pagar, que si no, nos moriremos de calor en el desierto centroeuropeo.

Las cifras y datos vía Die Welt.