Home Política Los políticos.

Los políticos.

escrito por Luis I. Gómez 1 marzo, 2005

Se cumplen 6 semanas desde mi entrada en esto de la blogocosa. Si bien no puedo decir que he escrito poco, tampoco es menos cierto que he leído muchísimo. En el laboratorio es más fácil leer que escribir. Prácticamente en todos los blogs que leo se defiende la libertad y se critica a quienes se empeñan en limitarla: los políticos. Muchos nos preguntamos: cómo es posible ser “póngase aquí un cargo político” y cometer tantos errores? Creo tener una respuesta.

Las preguntas correctas en este caso serían: por qué razones se convierte una persona en político? Qué tipo de personalidad es necesaria para llegar a ser político? De qué medios se sirven los políticos para mantenerse en el poder ?
Algunas respuestas :

“Whenever a man casts a longing eye on offices, a rottenness begins in his conduct.” Thomas Jefferson


“In a social system in which power is open to all, the posts which confer power will, as a rule, be occupied by men who differ from the average in being exceptionally power-loving.” Bertrand Russell

“Representative appointments are sought from 3 motives: 1. Ambition. 2. Personal interest. 3. Public good. Unhappily, the two first are proved by experience to be most prevalent. Hence, the candidates who feel them, particularly the second, are most industrious and most successful in pursuing their objects; and forming often a majority in the legislative Councils… How easily are base and selfish measures masked by pretexts of public good…?” James Madison

El bien común. Como dice Madison, una meta poco frecuente en la clase política. Los políticos se quedan en las dos primeras razones y, amparados en ellas y su sobreestima, caen en el error de creerse líderes morales o espirituales del pueblo.

“Es casi necesario que el político sea poco o nada creativo y que establezca su programa según los dictámenes de la mayoría. El político triunfador debe su poder a la circunstancia de saber desplazarse en medio de las ideas dominantes y pensar y hablar de manera convencional. Un político que fuese líder espiritual, sería una contradicción en sí mismo” Friedrich von Hayek

“La mayoría de los líderes políticos no son pensadores, sino hombres de hechos. Carecen de agudeza intelectual y ello es bueno, pues la agudeza intelectual generaría dudas e inactividad” Gustave Le Bon

“La inteligencia, la que permite establecer conexiones entre factores diferentes, la que permite comprensión y la explicación de fenómenos, disminuye considerablemente la fuerza de las convicciones que debe de tener necesariamente un Apóstol. Los grandes líderes en todas las épocas se caracterizaron por lo limitado de su inteligencia, justo por lo cual ejercieron una mayor influencia en su época.” Gustave Le Bon

La inteligencia limitada de un político no es una desventaja en democracia, sino al contrario una gran ventaja que le dota de mayor competitividad. No es casualidad que precisamente tras procesos electorales, los políticos elegidos no brillen por sus muchas luces intelectuales.

“Muchas personas se imaginan,que la inclinación secreta de las clases inferiores a excluir, si es posible, a quienes consideran superiores de la gestión Estado, es sólo propia de Francia; es un error: esta inclinación no es de ninguna manera francesa, es democrática.” Alexis de Tocqueville

Esta “selección natural hacia abajo” propia de la clase política es en sí misma un factor que limita la presencia de otro tipo de personas en ella. Como la política se presenta controlada por personas de capacidades limitadas, se produce un fenómeno de disuasión efectivo que evita que quienes sí poseen cualidades admirables dediquen sus esfuerzos a la iniciativa pública para centrarse en la privada.

“al tiempo que la inclinacion natural del pueblo en democracia excluye a los hombres relevantes del poder, se genera en ellos una inclinación no menos fuerte de mantenerse a partados de la carrera política, más teniendo en cuenta el hecho, de que no es posible medrar en ella sin rebajar sus aspiraciones.” Alexis de Tocqueville

¿Cómo son percibidos los políticos por los ciudadanos? Los conceptos “Estado” y “Gobierno” tienen para el común de los mortales una importancia casi metafísica, olvidando así a menudo que estos conceptos sólo son descripciones de pequeños grupos de poder.

“People constantly speak of ‘the government’ doing this or that, as they might peak of God doing it. But the government is really nothing but a group of men, and usually they are very inferior men.” Henry L. Mencken

Pequeños grupos de poder, porque el poder no sólo lo ejercen los políticos. De toda la escena política, la mayoría sólo ve su parte más pequeña y menos importante: los políticos. Mucho más interesantes que estos – podríamos decir“actores” – son aquellos que, a modo de guionistas, escenógrafos y coreógrafos dinamizan la vida política de un país: los opinadores en los medios de comunicación, los apologetas del Estado y las Iglesias, los administradores de las libertades desde la burocracia de Estado y los consejos de sabios.

Los políticos, compradores de votos a cambio de promesas electorales, consiguen comunicar con un gran grupo de electores que, encantados con el juego, hipotecan su libertad. En el Estado socialdemócrata y partitocrático existen, según Henry L. Mencken, dos clases de ciudadanos: “…those who work for a living and those who vote for a living.”

Yo soy de los que trabajan.